Blue origin vs spacex

oliver daemen

A medida que la carrera espacial avanza, Elon Musk recupera las pérdidas de SpaceX y se adelanta a Blue Origin, pero ahora su competencia no sólo proviene de Jeff Bezos, sino de soñadores afines de Rusia y China. Para saber más sobre la próxima batalla por la supremacía espacial, hablamos con Tim Fernholz. Escribió Rocket Billionaires: Elon Musk, Jeff Bezos y la nueva carrera espacial, y escribe sobre el espacio y la economía para Quartz.  Nos habla de la viabilidad del turismo espacial y de las perspectivas de futuro de los viajes espaciales.Escucha los nuevos episodios con una semana de antelación y todos los episodios gratis con Wondery+. Únete a Wondery+ para disfrutar de exclusivas, atracones, acceso anticipado y escucha sin anuncios. Disponible en la aplicación Wondery https://wondery.app.link/businesswars.Support apoyando a nuestros patrocinadores. Consulte la política de privacidad en https://art19.com/privacy y el aviso de privacidad de California en https://art19.com/privacy#do-not-sell-my-info.

valor neto del origen azul

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «Uso comercial del espacio» – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (mayo de 2011) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
El primer uso comercial del espacio exterior se produjo en 1962, cuando se lanzó el satélite Telstar 1 para transmitir señales de televisión sobre el Océano Atlántico. En 2004, la inversión mundial en todos los sectores espaciales se estimaba en 50.800 millones de dólares[2].
El primer uso comercial de los satélites puede haber sido el satélite Telstar 1, lanzado en 1962, que fue el primer lanzamiento espacial con patrocinio privado, financiado por AT&T y Bell Telephone Laboratories. El Telstar 1 era capaz de retransmitir señales de televisión a través del Océano Atlántico, y fue el primer satélite que transmitió televisión en directo, teléfono, fax y otras señales de datos[4][5] Dos años después, la Hughes Aircraft Company desarrolló el satélite Syncom 3, un satélite de comunicaciones geosíncrono, alquilado al Departamento de Defensa. Las posibilidades comerciales de los satélites se concretaron aún más cuando el Syncom 3, que orbitaba cerca de la Línea Internacional de la Fecha, se utilizó para retransmitir los Juegos Olímpicos de 1964 desde Tokio a Estados Unidos[6][7].

sierra nevada corporation

En la principal respuesta de la NASA a la protesta de Blue Origin, presentada a finales de mayo, los abogados de la agencia acusaron a la empresa de emplear una especie de táctica de licitación a puerta cerrada con su propuesta de 5.900 millones de dólares para Blue Moon, el módulo de aterrizaje lunar que Blue Origin está construyendo con un «equipo nacional» que incluye a Lockheed Martin y Northrop Grumman. Blue Origin podía y estaba dispuesta a ofrecer a la NASA un precio más bajo por su módulo de aterrizaje lunar, pero decidió no hacerlo porque esperaba que la NASA pidiera y negociara primero un precio más bajo, alegan los abogados, citando una declaración de seis páginas escrita por el vicepresidente senior de la empresa, Brent Sherwood, en abril.
En la declaración, Sherwood se queja de que la NASA «no dio a Blue Origin, una empresa espacial privada bien financiada y respaldada por Jeff Bezos, ninguna oportunidad de presentar una posición comercial revisada» cuando la NASA descubrió que no tendría suficiente dinero del Congreso para financiar dos propuestas de módulo de aterrizaje. Dijo que Blue Origin ya había comprometido «casi mil millones de dólares» de contribuciones corporativas e inversiones privadas para la oferta del módulo de aterrizaje en la Luna, y «tenía el potencial financiero para aumentar» eso.

nasa

Varios programas espaciales nacionales asiáticos intentan lograr los avances científicos y tecnológicos necesarios para los vuelos espaciales regulares, así como cosechar los beneficios estratégicos y económicos de la capacidad espacial. En los medios de comunicación populares se habla a veces de la carrera espacial asiática,[1] una alusión a la carrera espacial de la época de la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética.
Al igual que en la anterior carrera espacial, entre Estados Unidos y la URSS, las motivaciones para el actual impulso hacia el espacio incluyen la seguridad nacional, el orgullo nacional y el beneficio comercial. Como resultado, varios países asiáticos han enviado tanto satélites no tripulados como seres humanos a la órbita geocéntrica y más allá[2].
Entre los países que han puesto en órbita satélites de forma independiente y con éxito se encuentran Japón (1970), China (1970), India (1980), Israel (1988), Irán (2009) y Corea del Norte (2012). De estos seis organismos asiáticos, tres países -China, India y Japón- poseen la capacidad de lanzar cargas pesadas a órbitas geosincrónicas, lanzar satélites múltiples y recuperables, desplegar motores criogénicos y operar misiones de exploración extraterrestre[cita requerida].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad