Como empezar a meditar por primera vez

Como empezar a meditar por primera vez

trascender… la meditación

Encontrar por fin la paz, ordenar el revoltijo de pensamientos y poner en armonía cuerpo y mente: esto y mucho más es posible gracias a la mediación. Te ayuda a centrarte en las cosas importantes de la vida, a completar tus tareas con determinación y, al mismo tiempo, a escuchar tu voz interior. Básicamente, la mediación consiste en Meditar Se trata de centrar tu atención y dirigirla a algo concreto. Pueden ser tus pensamientos, tus emociones o simplemente tu respiración. Recargas tus baterías físicas y mentales.
¿También has jugado a menudo con la idea de empezar a meditar pero no sabes realmente cómo empezar? Entonces has llegado al lugar adecuado. Te ayudaremos a empezar, te presentaremos algunos ejercicios sencillos de meditación para principiantes y tendremos muchos consejos valiosos para ti.
Encontrar la introducción correcta a la meditación no es fácil para todos. Para despejar las incertidumbres desde el principio, hemos reunido para ti seis consejos de meditación para principiantes, con los que podrás dar los primeros pasos con bastante facilidad.

cómo empezar a meditar a diario

es una forma estupenda de potenciar tu salud, mejorar tu estado de ánimo y sentirte más conectado con los que te rodean. Pero puede ser difícil averiguar cómo empezar.  Hay algunas excusas comunes que pueden impedirte meditar, pero en realidad son sólo mitos:  Es importante dejar atrás estas ideas y comprender que cualquiera -incluido usted mismo- tiene el tiempo y la capacidad de beneficiarse de la meditación.  Sin embargo, también puede ser útil contar con cierta orientación. Aquí hay 12 consejos para ayudarte a empezar a meditar y mantener tu práctica.
1. La meditación no es una solución rápida e instantánea para resolver todos los problemas de la vida. Al igual que cualquier otra forma de ejercicio, la meditación requiere un esfuerzo y se necesita tiempo para obtener sus beneficios.  Intenta no entrar en cada meditación con expectativas de cómo te sentirás después, o de cómo te convertirás en una mejor persona. En su lugar, enfoca cada vez que medites como una oportunidad para conocer mejor tu propia mente.
2. Cuando se programa un momento del día para meditar, es más fácil establecer la práctica como un hábito, y será más probable que lo haga cada día.  Por ejemplo, puede intentar combinar la meditación con un hábito diario que ya tenga establecido, como escribir un diario antes de acostarse o tomar una taza de café por la mañana.

vipassanā

“En la tradición budista, la palabra ‘meditación’ equivale a una palabra como ‘deporte’ en EE.UU. Es una familia de actividades, no una sola cosa”, dijo el director del laboratorio de neurociencia de la Universidad de Wisconsin, el doctor Richard J. Davidson, a The New York Times. Y las diferentes prácticas de meditación requieren diferentes habilidades mentales.
Es extremadamente difícil para un principiante sentarse durante horas y no pensar en nada o tener una “mente vacía”. Tenemos algunas herramientas, como un DVD de meditación para principiantes o una diadema que detecta el cerebro, para ayudarte en este proceso cuando estás empezando a aprender la mejor manera de meditar. En general, la forma más fácil de empezar a meditar es concentrarse en la respiración. Un ejemplo de uno de los enfoques más comunes de la meditación es la concentración.
La meditación de concentración implica centrarse en un solo punto. Puede consistir en seguir la respiración, repetir una sola palabra o mantra, mirar fijamente la llama de una vela, escuchar un gong repetitivo o contar las cuentas de un mala. Dado que centrar la mente es un reto, un principiante puede meditar sólo unos minutos y luego ir aumentando la duración.

la meditación budista

es una forma estupenda de potenciar tu salud, mejorar tu estado de ánimo y sentirte más conectado con los que te rodean. Pero puede ser difícil saber cómo empezar.  Hay algunas excusas comunes que pueden impedirte meditar, pero en realidad son sólo mitos:  Es importante dejar atrás estas ideas y comprender que cualquiera -incluido usted mismo- tiene el tiempo y la capacidad de beneficiarse de la meditación.  Sin embargo, también puede ser útil contar con cierta orientación. Aquí hay 12 consejos para ayudarte a empezar a meditar y mantener tu práctica.
1. La meditación no es una solución rápida e instantánea para resolver todos los problemas de la vida. Al igual que cualquier otra forma de ejercicio, la meditación requiere un esfuerzo y se necesita tiempo para obtener sus beneficios.  Intenta no entrar en cada meditación con expectativas de cómo te sentirás después, o de cómo te convertirás en una mejor persona. En su lugar, enfoca cada vez que medites como una oportunidad para conocer mejor tu propia mente.
2. Cuando se programa un momento del día para meditar, es más fácil establecer la práctica como un hábito, y será más probable que lo haga cada día.  Por ejemplo, puede intentar combinar la meditación con un hábito diario que ya tenga establecido, como escribir un diario antes de acostarse o tomar una taza de café por la mañana.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad