Manipular a un manipulador

Manipular a un manipulador

Regina george

Si alguna vez has sentido que algo no funciona en una relación cercana o en un encuentro casual -estás siendo presionado, controlado o incluso sientes que te cuestionas más de lo normal-, podría tratarse de manipulación. “La manipulación es una estrategia psicológica emocionalmente insana que utilizan las personas que son incapaces de pedir lo que quieren y necesitan de forma directa”, dice Sharie Stines, una terapeuta de California especializada en abusos y relaciones tóxicas. “Las personas que intentan manipular a los demás están tratando de controlar a los demás”. Hay muchas formas diferentes de manipulación, desde un vendedor insistente hasta una pareja emocionalmente abusiva, y algunos comportamientos son más fáciles de detectar que otros.
Aquí, los expertos explican los signos reveladores de que usted podría ser objeto de manipulación. Sientes miedo, obligación y culpa El comportamiento manipulador implica tres factores, según Stines: miedo, obligación y culpa. “Cuando alguien te manipula, te coacciona psicológicamente para que hagas algo que probablemente no quieras hacer”, dice. Puede que te sientas asustado por hacerlo, obligado a hacerlo o culpable por no hacerlo”. Señala dos manipuladores comunes: “el matón” y “la víctima”. Un matón te hace sentir miedo y puede utilizar la agresión, las amenazas y la intimidación para controlarte, dice. La víctima engendra un sentimiento de culpa en su objetivo. “La víctima suele actuar como si estuviera herida”, dice Stine. Pero aunque los manipuladores suelen hacerse las víctimas, la realidad es que son ellos los que han causado el problema, añade. Una persona que es objetivo de los manipuladores que se hacen las víctimas suele intentar ayudar al manipulador para dejar de sentirse culpable, dice Stines. Los objetivos de este tipo de manipulación suelen sentirse responsables de ayudar a la víctima haciendo todo lo posible para que deje de sufrir.

Gordon gekko

1. Deshazte del motivoLas personas manipuladoras suelen utilizar situaciones concretas para poder utilizar a los demás. Hacen algo bueno por ti, como ayudarte a encontrar un trabajo, o te hacen un pequeño regalo, y luego te piden algo que no quieres hacer, pero que no puedes rechazar.
¿Tienes un colega al que le encanta delegar su trabajo en otros? Pregúntales si están dispuestos a hacer tu trabajo la próxima vez. Estas preguntas te mostrarán a ti y a ellos lo absurdo que es lo que piden. Después de eso, probablemente se echarán atrás.
3. Utiliza los nombres de las personas cuando hables con ellasEsto no sólo es agradable para los demás, sino que es útil para ti. Tampoco es una idea nueva: en su libro de 1936 Cómo ganar amigos e influir sobre las personas, Dale Carnegie hablaba de lo importante que es utilizar los nombres de las personas.
4. Míralos a los ojosAl igual que en las situaciones anteriores, el objetivo de este truco es hacer que el manipulador pierda el foco. El primer paso es decir que no a una petición que no quiere hacer. Sin embargo, esto no va a detener a un manipulador experimentado. Míralos a los ojos y di que no.

Trastorno de la personalidad manipuladora

La influencia psicológica que se ejerce a través de la manipulación puede dar lugar a menudo a una relación coercitiva o abusiva. Las personas que son víctimas de la manipulación suelen reaccionar mediante la habilitación, el conflicto o, lo que es peor, experimentando un trauma. Por ejemplo, el empleado víctima puede excusarse continuamente por la falta de productividad de un subordinado. O puede colaborar para garantizar que el trabajo se complete a tiempo. Estos “facilitadores” pueden permitir que se les manipule, lo que sólo fomenta que el comportamiento continúe.
Si este mismo empleado deja de repente de permitir al manipulador, lo más probable es que se produzca un conflicto. Por último, están los individuos traumatizados por las tácticas manipuladoras. Su situación puede conducir a altos niveles de ansiedad, enfermedad o algo peor.
Los líderes deben saber que el miedo es a menudo la raíz de por qué los manipuladores actúan como lo hacen. En pocas palabras, los manipuladores están luchando contra sus propias inseguridades. Por lo tanto, puede ser necesario el apoyo de profesionales de la salud mental para ayudar tanto al manipulador como a la víctima a manejar con éxito y superar este comportamiento.

Hannibal lecter

En el caso de que alguien sufra abusos físicos o sexuales, lo más probable es que se puedan ver sus efectos. Cuando se trata de abuso emocional y mental, esto no es cierto. Las cicatrices no son corporales, pero pueden afectar a la persona maltratada durante el resto de su vida. Esto es especialmente cierto para aquellos que no buscan ayuda de un profesional. La manipulación mental puede provocar problemas de intimidad, confianza, respeto y seguridad, por nombrar algunos.
Cuestionamiento de uno mismo: es posible que te preguntes si realmente recuerdas bien las cosas o si algo está mal en ti. Esto es el resultado de que todo lo que haces sea cuestionado o de que te digan que recuerdas mal las cosas y que la parte manipuladora tiene razón.
Ansiedad y vigilancia: para evitar futuras manipulaciones, puede volverse hipervigilante hacia sí mismo y hacia los demás. Esto es un medio para evitar comportamientos que puedan hacer tambalear el barco o buscar comportamientos en los demás que apunten a un arrebato.
Ser pasivo – como tomar acción puede llevar a más dolor en una relación emocionalmente abusiva, ser pasivo puede convertirse en la opción por defecto. Es algo que puede ser difícil no hacer cuando se está en una situación tan estresante como puede ser una.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad