Virus vomito y diarrea

Tratamiento de la gastroenteritis vírica

Si tienes diarrea y vómitos repentinos, lo mejor es que te quedes en casa hasta que te sientas mejor.  No siempre hay un tratamiento específico, así que hay que dejar que la enfermedad siga su curso.

La gastroenteritis se contagia con mucha facilidad, por lo que debes lavarte las manos con regularidad mientras estés enfermo y no acudir al trabajo o al colegio hasta al menos 48 horas después de que hayan desaparecido los síntomas, para reducir el riesgo de contagio (ver Prevención de la gastroenteritis).

Asegúrese de que usted y su hijo se lavan las manos con regularidad mientras su hijo esté enfermo y manténgalo alejado del colegio o la guardería hasta al menos 48 horas después de que hayan desaparecido los síntomas (véase Prevención de la gastroenteritis).

Una persona con gastroenteritis es más infecciosa desde el inicio de los síntomas hasta 48 horas después de que hayan desaparecido todos los síntomas, aunque también puede ser infecciosa durante un breve periodo de tiempo antes y después.

Gastroenteritis vírica

En la mayoría de los casos, las personas con gastroenteritis vírica mejoran por sí solas sin necesidad de tratamiento médico. Puede tratar la gastroenteritis vírica reponiendo los líquidos y electrolitos perdidos para evitar la deshidratación. En algunos casos, los medicamentos de venta libre pueden ayudar a aliviar los síntomas.

Las investigaciones demuestran que seguir una dieta restringida no ayuda a tratar la gastroenteritis vírica. Cuando se tiene una gastroenteritis vírica, es posible que se vomite después de comer o que se pierda el apetito durante un breve periodo de tiempo. Cuando recupere el apetito, la mayoría de las veces podrá volver a comer su dieta normal, aunque siga teniendo diarrea. Encuentre consejos sobre qué comer cuando se tiene una gastroenteritis vírica.

Cuando se tiene gastroenteritis vírica, es necesario reponer los líquidos y electrolitos perdidos para prevenir la deshidratación o tratar la deshidratación leve. Debe beber mucho líquido. Si los vómitos son un problema, intente beber a sorbos pequeñas cantidades de líquidos claros.

Si su hijo tiene una gastroenteritis viral, debe darle una solución de rehidratación oral -como Pedialyte, Naturalyte, Infalyte y CeraLyte- según las indicaciones para reponer los líquidos y electrolitos perdidos. Las soluciones de rehidratación oral son líquidos que contienen glucosa y electrolitos. Hable con un médico sobre la posibilidad de administrar estas soluciones a su bebé. Los bebés deben tomar leche materna o de fórmula como de costumbre.

Gripe estomacal

Cuando la gente busca ayuda, «es porque está vomitando y no ha podido retener la comida durante un tiempo o está deshidratada por una diarrea grave», dice el Dr. Shahram Lotfipour, especialista en medicina de urgencias de UCI Health. «Pero es realmente difícil saber si se trata de una intoxicación alimentaria o no, a menos que vengan y digan: ‘Oye, acabo de comer un pollo o una ensalada en mal estado’, o que varias personas que lo hayan comido presenten los mismos síntomas».

La intoxicación alimentaria está causada por una contaminación bacteriana y suele aparecer entre dos y seis horas después de comer, mientras que una infección vírica puede aparecer a las pocas horas o a los pocos días de la exposición, según los Institutos Nacionales de Salud.

El norovirus puede transmitirse de persona a persona y por el contacto con superficies tocadas días o semanas antes por una persona infectada. También puede transmitirse a través de los alimentos manipulados por una persona infectada. De hecho, el norovirus causa el 48% de los brotes de enfermedades transmitidas por los alimentos, en comparación con el 46% causado por los culpables bacterianos habituales -salmonela, E. coli, campylobacter, listeria y estafilococo- juntos, según los Centros para el Control y la Infección de Enfermedades (CDC).

Norovirus

El norovirus, a veces conocido como el virus de los vómitos de invierno, es la causa más común de gastroenteritis[1][6] La infección se caracteriza por diarrea no sanguinolenta, vómitos y dolor de estómago[2][3] También pueden aparecer fiebre o dolores de cabeza[2] Los síntomas suelen aparecer entre 12 y 48 horas después de la exposición y la recuperación suele producirse en un plazo de 1 a 3 días[2] Las complicaciones son poco frecuentes, pero pueden incluir deshidratación, especialmente en los jóvenes, los ancianos y las personas con otros problemas de salud[2].

El virus suele propagarse por vía fecal-oral[3], a través de alimentos o agua contaminados o por contacto de persona a persona[3]. También puede propagarse a través de superficies contaminadas o del aire procedente del vómito de una persona infectada[3]. Los factores de riesgo incluyen la preparación de alimentos en condiciones insalubres y el hecho de compartir lugares cerrados[3]. El diagnóstico suele basarse en los síntomas[3]. Las pruebas de confirmación no suelen estar disponibles, pero los organismos de salud pública pueden realizarlas durante los brotes[3].

La prevención consiste en lavarse las manos y desinfectar las superficies contaminadas[4] Los desinfectantes de manos a base de alcohol no son eficaces contra el norovirus, según la página de información del NHS sobre el tema,[8] esto se debe a que el norovirus es un virus sin envoltura. No existe una vacuna ni un tratamiento específico para el norovirus[4][5] El manejo implica cuidados de apoyo como beber suficientes líquidos o líquidos intravenosos[5] Las soluciones de rehidratación oral son los líquidos preferidos para beber, aunque otras bebidas sin cafeína o alcohol pueden ayudar[5].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad