Techo de cristal que es

Techo de cristal que es

Techo de cristal que es online

La metáfora fue acuñada por primera vez por las feministas para referirse a las barreras en las carreras de las mujeres de alto rendimiento[2][3] En EE.UU., el concepto se extiende a veces para referirse a los obstáculos que impiden el avance de las mujeres de minorías, así como de los hombres de minorías[2][4]. [2] [4] Las mujeres pertenecientes a minorías en países de mayoría blanca suelen tener más dificultades para “romper el techo de cristal” porque se encuentran en la intersección de dos grupos históricamente marginados: las mujeres y las personas de color. 5] Los medios de comunicación de Asia Oriental y de los estadounidenses de Asia Oriental han acuñado el término “techo de bambú” para referirse a los obstáculos a los que se enfrentan todos los estadounidenses de Asia Oriental a la hora de avanzar en sus carreras. 6] [7]
Dentro de los mismos conceptos de los otros términos que rodean el lugar de trabajo, existen términos similares para las restricciones y barreras que conciernen a las mujeres y sus roles dentro de las organizaciones y cómo coinciden con sus deberes maternales. Estas “barreras invisibles” funcionan como metáforas para describir las circunstancias adicionales que sufren las mujeres, normalmente cuando intentan avanzar dentro de las áreas de sus carreras y, a menudo, cuando intentan avanzar dentro de sus vidas fuera de sus espacios de trabajo[8].

Cenicienta y el techo de cristal…

“Techo de cristal” significa un límite superior invisible en las empresas y otras organizaciones, por encima del cual es difícil o imposible que las mujeres asciendan en el escalafón.  El “techo de cristal” es una metáfora de las barreras informales difíciles de ver que impiden a las mujeres obtener ascensos, aumentos de sueldo y más oportunidades.  La metáfora del “techo de cristal” también se ha utilizado para describir los límites y barreras que experimentan los grupos raciales minoritarios.
Es “de cristal” porque no suele ser una barrera visible, y una mujer puede no ser consciente de su existencia hasta que “choca” con la barrera. En otras palabras, no es una práctica explícita de discriminación contra las mujeres, aunque pueden existir políticas, prácticas y actitudes específicas que producen esta barrera sin la intención de discriminar.
El término se inventó para aplicarlo a las grandes organizaciones económicas, como las empresas, pero más tarde comenzó a aplicarse a los límites invisibles por encima de los cuales las mujeres no habían ascendido en otros campos, especialmente en la política electoral.
La definición del Departamento de Trabajo de EE.UU. de 1991 del techo de cristal es “aquellas barreras artificiales basadas en prejuicios actitudinales u organizativos que impiden a personas cualificadas ascender en su organización a puestos de dirección”.

Romper el techo de cristal

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
El término “techo de cristal” se refiere a una barrera invisible metafórica que impide a determinadas personas ascender a puestos de dirección y ejecutivos dentro de una organización o industria. La frase se utiliza comúnmente para describir las dificultades a las que se enfrentan las mujeres y las minorías cuando intentan ascender a puestos más altos en una jerarquía corporativa dominada por los hombres. Las barreras no suelen estar escritas, lo que significa que es más probable que estas personas se vean limitadas en su ascenso por normas aceptadas y prejuicios implícitos que por políticas corporativas definidas.
Marilyn Loden acuñó por primera vez la expresión “techo de cristal” cuando intervino como panelista en la Exposición de Mujeres de 1978 en Nueva York. Como sustituta de la única mujer ejecutiva de su empresa, Loden fue invitada a hablar de cómo las mujeres eran las culpables de las barreras que les impedían avanzar en sus carreras. En cambio, habló de cuestiones más profundas e ignoradas que históricamente impedían a las mujeres ocupar puestos de autoridad: el techo de cristal.

Comentarios

En Estados Unidos, la igualdad en el trabajo sigue siendo un objetivo inalcanzable. El “techo de cristal” se refiere a una barrera impenetrable pero invisible que impide a las personas cualificadas -que forman parte de una minoría racial o de género- ascender a puestos de mayor nivel en empresas y organizaciones de todo tipo y tamaño, simplemente por su raza o género.
Tradicionalmente, el término “techo de cristal” se ha utilizado para referirse a la discriminación contra las mujeres, incluyendo que las mujeres ganen menos dinero que sus homólogos masculinos, y/o que las mujeres tengan menos o ningún acceso a las promociones. Sin embargo, ahora reconocemos más que nunca que el acceso a los altos cargos de dirección en muchas empresas y organizaciones está injustamente limitado tanto para las mujeres como para las minorías.
En algunos lugares de trabajo, el techo de cristal se manifiesta por la falta de representación femenina o de minorías raciales en los rangos de alta dirección y/o por un historial de no haber tenido nunca mujeres o minorías en determinados puestos de autoridad. En otros casos, un análisis estadístico de las prácticas de contratación y promoción de la empresa, así como comparaciones con otros empleados, puede demostrar que existe un techo de cristal. Hay ciertos sectores, tradicionalmente dominados por hombres caucásicos en la alta dirección, en los que el estancamiento profesional de las mujeres y las minorías es más común. Estos sectores son: la sanidad (incluidos los hospitales, las HMO, los consultorios médicos y las clínicas), los servicios profesionales y financieros, las empresas manufactureras y tecnológicas, y los colegios y universidades.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad