Alicia en el pais de las maravillas escritor

jabberwo…

Alicia en el País de las Maravillas fue producida por Walt Disney Pictures y rodada en el Reino Unido y Estados Unidos. La película se estrenó en Londres, en el Odeón de Leicester Square, el 25 de febrero de 2010, y se estrenó en el Reino Unido y en Estados Unidos a través de los formatos Disney Digital 3D, RealD 3D e IMAX 3D, así como en cines convencionales el 5 de marzo de 2010. También es la segunda película más taquillera de 2010.

Alicia en el País de las Maravillas recibió críticas mixtas en su estreno; aunque fue alabada por su estilo visual, vestuario, partitura musical y efectos especiales, la película fue criticada por su falta de coherencia narrativa. Recibió tres nominaciones en la 68ª edición de los Globos de Oro, incluida la de Mejor Película Musical o de Comedia. En la 83ª edición de los premios de la Academia, Alicia en el País de las Maravillas ganó el premio a la mejor dirección artística y al mejor diseño de vestuario, y también fue nominada a los mejores efectos visuales. La película generó más de 1.025 millones de dólares en ventas de entradas y se convirtió en la quinta película más taquillera de todos los tiempos durante su exhibición[6].

conejo blanco

Charles Lutwidge Dodgson (/ˈlʌtwɪdʒ ˈdɒdʒsən/; 27 de enero de 1832 – 14 de enero de 1898), más conocido por su seudónimo Lewis Carroll, fue un escritor inglés de obras de ficción para niños, especialmente Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas y su secuela A través del espejo. Destacó por su facilidad para los juegos de palabras, la lógica y la fantasía. Los poemas «Jabberwocky» y «The Hunting of the Snark» se clasifican en el género del disparate literario. También fue matemático, fotógrafo, inventor y diácono anglicano.

Carroll procedía de una familia de anglicanos de alta alcurnia, y desarrolló una larga relación con Christ Church, Oxford, donde vivió la mayor parte de su vida como erudito y profesor. Alice Liddell, hija del decano de Christ Church, Henry Liddell, es ampliamente identificada como la original de Alicia en el País de las Maravillas, aunque Carroll siempre lo negó. Los estudiosos están divididos sobre si su relación con los niños incluía un componente erótico.

En 1982 se inauguró una lápida en memoria de Carroll en el Rincón de los Poetas de la Abadía de Westminster. En muchas partes del mundo existen sociedades de Lewis Carroll dedicadas a disfrutar y promover sus obras[1][2].

wikipedia

En el caso de Alicia en el País de las Maravillas -en el que nuestra protagonista, Alicia, incluso se come una seta, por el amor de Dios- probablemente asumiste que era una verdad dada. Pues bien, no tan rápido. Resulta que la relación de Alicia en el País de las Maravillas con las drogas es un concepto erróneo; nunca se ha demostrado que Lewis Carroll tomara drogas que alteraran la mente. Ésta es una de las muchas verdades que se presentan en una nueva exposición, Alice: 150 Years of Wonderland (Alicia: 150 años del País de las Maravillas), que se presenta actualmente en The Morgan Library & Museum de Nueva York. Carolyn Vega, comisaria de la nueva exposición, explicó a Van Winkle’s que incluyó el dato sobre Carroll y su sobriedad porque todo el mundo hace siempre suposiciones sobre las drogas: «Es un concepto erróneo que tenemos, especialmente porque la historia ha sido tan apropiada en los años 60 por los movimientos de la contracultura», dijo Vega. «Se identificó, en realidad, con el consumo de drogas y el LSD y las alucinaciones en aquella época. Creo que lo mejor es decir que no hay pruebas de que Carroll tomara drogas que alteraran la mente». Sabemos que ocasionalmente disfrutaba de una copa de jerez y que puede haber consumido Laudanum, una droga con infusión de opiáceos (que estaba al alcance de todo el mundo en la década de 1860). Aparte de eso, no hay nada que relacione a Alice con las drogas.Publicidad

la reina blanca

Es fácil especular sobre Lewis Carroll, que era -como muchos victorianos- un hombre privado que daba poco de sí. En nuestra época de cotilleos sobre celebridades, tenemos la tentación de llenar las lagunas de su vida con escándalos. ¿Nunca se casó? Entonces debió de estar enamorado de Alice toda su vida. La verdad, como revelan sus diarios personales, es más mundana. Escribe sobre el placer de fotografiar un interesante esqueleto de pez, no sobre el amor no correspondido. Sus oraciones a Dios tratan de ser un mejor cristiano, no de confesiones cargadas de culpa. Sus cartas a Alice Liddell, que inspiró su obra más importante, se convirtieron en consultas propiamente formales y educadas una vez que ella creció y encontró un marido. Si Carroll tenía un pecado, era que podía ser tenso y mojigato, hasta que se relajaba con la gente que conocía y en la que confiaba.

No, es posible que no queramos salir con Carroll hoy en día. Era un hombre de otra época, que aparentemente no disfrutaba de nada más fuerte que una copa de jerez -los libros de Alicia tampoco son alucinaciones de drogas- y se ofendía por la más mínima broma fuera de tono sobre la religión. Los niños de 2016, con su libertad y energía, lo agotarían rápidamente. Pero podemos seguir transmitiéndoles sus maravillosos libros, sin ningún reparo. En comparación con algunas de nuestras celebridades -los deportistas, directores de cine y cantantes que cometen verdaderos delitos como agresiones y abusos y que siguen siendo bienvenidos por los fans-, Lewis Carroll era un santo cualquiera.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad