Primer telefono del mundo

Datos sobre el primer teléfono

Antes de la invención de los teléfonos electromagnéticos, existían dispositivos mecánicos acústicos para transmitir el habla y la música a una distancia mayor. Esta distancia era mayor que la del habla directa normal. Los primeros teléfonos mecánicos se basaban en la transmisión del sonido a través de tuberías u otros medios físicos[1] El teléfono acústico de lata, o «teléfono de los enamorados», se conoce desde hace siglos[1]. Conecta dos diafragmas con una cuerda o cable tensado, que transmite el sonido por vibraciones mecánicas de uno a otro a lo largo del cable (y no por una corriente eléctrica modulada). El ejemplo clásico es el juguete para niños que se hace conectando el fondo de dos vasos de papel, latas de metal o botellas de plástico con una cuerda tensada[1][2].

Durante unos años, a finales del siglo XIX, se comercializaron teléfonos acústicos como competidores del teléfono eléctrico. Cuando las patentes de los teléfonos Bell expiraron y muchos nuevos fabricantes de teléfonos empezaron a competir, los fabricantes de teléfonos acústicos quebraron rápidamente. Su alcance máximo era muy limitado.[2] Un ejemplo de una de estas empresas fue la Pulsion Telephone Supply Company creada por Lemuel Mellett en Massachusetts, que diseñó su versión en 1888 y la desplegó en los derechos de paso del ferrocarril.

Historia del teléfono

Esta sección necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «Invención del teléfono» – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (marzo de 2018) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

En 1840, el estadounidense Charles Grafton Page hizo pasar una corriente eléctrica a través de una bobina de alambre colocada entre los polos de un imán de herradura. Observó que al conectar y desconectar la corriente se producía un sonido de timbre en el imán. Llamó a este efecto «música galvánica»[2].

Charles Bourseul fue un ingeniero telegráfico francés que propuso (pero no construyó) el primer diseño de un teléfono de «hacer y deshacer» en 1854. Es más o menos la misma época en la que Meucci afirmó haber creado su primer intento de teléfono en Italia.

El primer dispositivo de comunicación fue inventado hacia 1854 por Antonio Meucci, que lo llamó teletrofono. En 1871, Meucci presentó una advertencia en la Oficina de Patentes de Estados Unidos[cita requerida]. En su nota de advertencia describe su invento, pero no menciona el diafragma, el electroimán, la conversión del sonido en ondas eléctricas, la conversión de las ondas eléctricas en sonido ni otras características esenciales de un teléfono electromagnético. Antonio Meucci, c.1880

Alexander graham bellinventor

Es un caso particular de telefonía mecánica, en el que el sonido (es decir, las vibraciones del aire) se convierte en vibraciones a lo largo de un medio líquido o sólido. Estas vibraciones se transmiten a través del medio (cuerda) y se vuelven a convertir en sonido.

Antes de la invención del teléfono electromagnético, existían dispositivos mecánicos acústicos para transmitir palabras habladas y música a una distancia mayor, más rápida que la velocidad del sonido en el aire. Los primeros teléfonos mecánicos se basaban en la transmisión a través de tuberías u otros medios físicos, y entre los primeros experimentos se encuentran los realizados por el físico y polímata británico Robert Hooke de 1664 a 1685.[1][2] De 1664 a 1665, Hooke experimentó con la transmisión del sonido a través de un cable tenso y distendido.[3] Se le atribuye un teléfono acústico de cuerda ya en 1667.[4]

El teléfono acústico de lata, muy similar, o «teléfono del amante», también se conoce desde hace siglos. Conecta dos diafragmas con una cuerda o cable tenso, que transmite el sonido por vibraciones mecánicas de uno a otro a lo largo del cable (y no por una corriente eléctrica modulada). El ejemplo clásico es el juguete infantil que se hace conectando el fondo de dos vasos de papel, latas de metal o botellas de plástico con una cuerda tensada[1][5].

Breve historia del teléfono

Gracias al inventor e innovador de Connecticut George Coy, la ciudad de New Haven puede reclamar una serie de «primicias» relacionadas con el desarrollo temprano del teléfono. Dos años después de que Alexander Graham Bell patentara por primera vez el revolucionario dispositivo de comunicación, Coy y su empresa habían puesto en práctica una serie de innovaciones -como la centralita y la guía telefónica- que definirían la forma en que el mundo entero llegó a utilizar el teléfono.

En enero de 1878, Coy puso en marcha la primera central telefónica comercial del mundo desde la sede de su empresa en New Haven, que permitía a los usuarios del teléfono acceder a múltiples destinatarios a través de una centralita. Antes de que la central de Coy entrara en funcionamiento, las dos partes que deseaban conversar por teléfono tenían que tener sus teléfonos directamente conectados entre sí. Dado que la conexión directa de cualquier teléfono a múltiples hogares y empresas era una operación cara y engorrosa, los teléfonos eran costosos y poco prácticos para la mayoría de la gente. Su uso inicial se limitaba a las empresas prósperas y a los domicilios particulares de los curiosos y ricos de la tecnología. Pero la centralita de Coy cambiaría esto en relativamente poco tiempo. Al utilizar la centralita de Coy, las personas que llamaban sólo necesitaban una línea instalada entre su teléfono y la oficina central de la New Haven District Telephone Company, porque desde allí, un operador podía transferir su llamada a cualquier otra parte de la centralita de Coy.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad