Descubrimiento de la luna

Historia de la exploración lunar

La exploración física de la Luna comenzó cuando Luna 2, una sonda espacial lanzada por la Unión Soviética, impactó en la superficie de la Luna el 14 de septiembre de 1959. Hasta entonces, el único medio de exploración disponible era la observación desde la Tierra. La invención del telescopio óptico supuso el primer salto en la calidad de las observaciones lunares. Galileo Galilei es generalmente reconocido como la primera persona que utilizó un telescopio con fines astronómicos; habiendo fabricado su propio telescopio en 1609, las montañas y cráteres de la superficie lunar fueron algunas de sus primeras observaciones con él.

El programa Apolo de la NASA fue el único que consiguió hacer aterrizar seres humanos en la Luna, lo que hizo en seis ocasiones. El primer aterrizaje tuvo lugar en 1969, cuando dos astronautas del Apolo 11 colocaron instrumentos científicos y devolvieron muestras lunares a la Tierra.

El antiguo filósofo griego Anaxágoras (m. 428 a.C.) razonó que el Sol y la Luna eran rocas esféricas gigantes y que la segunda reflejaba la luz del primero. Su visión no religiosa de los cielos fue una de las causas de su encarcelamiento y posterior exilio[1]. En su libro Sobre el rostro en el orbe lunar, Plutarco sugirió que la Luna tenía profundos recovecos a los que no llegaba la luz del Sol y que las manchas no son más que las sombras de ríos o abismos profundos. También contempló la posibilidad de que la Luna estuviera habitada.

Luna 2

La exploración física de la Luna comenzó cuando Luna 2, una sonda espacial lanzada por la Unión Soviética, impactó en la superficie de la Luna el 14 de septiembre de 1959. Hasta entonces, el único medio de exploración disponible era la observación desde la Tierra. La invención del telescopio óptico supuso el primer salto en la calidad de las observaciones lunares. Galileo Galilei es generalmente reconocido como la primera persona que utilizó un telescopio con fines astronómicos; habiendo fabricado su propio telescopio en 1609, las montañas y cráteres de la superficie lunar fueron algunas de sus primeras observaciones con él.

El programa Apolo de la NASA fue el único que consiguió hacer aterrizar seres humanos en la Luna, lo que hizo en seis ocasiones. El primer aterrizaje tuvo lugar en 1969, cuando dos astronautas del Apolo 11 colocaron instrumentos científicos y devolvieron muestras lunares a la Tierra.

El antiguo filósofo griego Anaxágoras (m. 428 a.C.) razonó que el Sol y la Luna eran rocas esféricas gigantes y que la segunda reflejaba la luz del primero. Su visión no religiosa de los cielos fue una de las causas de su encarcelamiento y posterior exilio[1]. En su libro Sobre el rostro en el orbe lunar, Plutarco sugirió que la Luna tenía profundos recovecos a los que no llegaba la luz del Sol y que las manchas no son más que las sombras de ríos o abismos profundos. También contempló la posibilidad de que la Luna estuviera habitada.

Luna

¡Ya han pasado 52 años! 20 de julio de 1969. Un día memorable para la humanidad. Ese día, dos personas representaron al mundo entero al romper los límites de la Tierra e iniciaron una era de exploraciones más allá de la Tierra al pisar el suelo, hasta entonces inexplorado, del vecino más cercano de la Tierra en el cosmos, la Luna.

No fue sólo una historia de excelencia y competencia tecnológica, sino también un relato de la eterna búsqueda de lo desconocido por parte de la mente humana y de nuestra intención de ir más allá de nuestro hábitat natural, nuestro entorno, para conquistar mundos alienígenas lejanos. Eran las 20:17 horas del 20 de julio, cuando Eagle, el Lunar Lander de la misión Apolo 11 aterrizó en la Luna. Poco después Neil Armstrong pisó el suelo de la Luna. Edwin Aldrin le siguió y durante dos horas y media se aventuraron, se movieron y realizaron experimentos en la superficie lunar. Debió ser una experiencia muy emocionante para ellos. Mucho más singular que su extenso entrenamiento en entornos y paisajes lunares simulados en la Tierra. Formaron parte de la misión Apolo 11, que ahora es objeto de todos los libros de texto de ciencias del mundo. En su módulo llamado Eagle, aterrizaron y más tarde regresaron sanos y salvos al módulo en órbita llamado Columbia, donde les esperaba otro astronauta, Michael Collins. El resto es historia. En todo el mundo, la gente se quedó embelesada con las imágenes rayadas de Neil Armstrong bajando las escaleras de la nave espacial, saltando suavemente sobre la Luna. Su primera declaración quedará para siempre como una frase conmovedora, citada a menudo por multitud de personas a partir de entonces para motivar la conquista del espacio.

Orbitador de reconocimiento lunar

La exploración física de la Luna comenzó cuando Luna 2, una sonda espacial lanzada por la Unión Soviética, hizo impacto en la superficie de la Luna el 14 de septiembre de 1959. Hasta entonces, el único medio de exploración disponible era la observación desde la Tierra. La invención del telescopio óptico supuso el primer salto en la calidad de las observaciones lunares. Galileo Galilei es generalmente reconocido como la primera persona que utilizó un telescopio con fines astronómicos; habiendo fabricado su propio telescopio en 1609, las montañas y cráteres de la superficie lunar fueron algunas de sus primeras observaciones con él.

El programa Apolo de la NASA fue el único que consiguió hacer aterrizar seres humanos en la Luna, lo que hizo en seis ocasiones. El primer aterrizaje tuvo lugar en 1969, cuando dos astronautas del Apolo 11 colocaron instrumentos científicos y devolvieron muestras lunares a la Tierra.

El antiguo filósofo griego Anaxágoras (m. 428 a.C.) razonó que el Sol y la Luna eran rocas esféricas gigantes y que la segunda reflejaba la luz del primero. Su visión no religiosa de los cielos fue una de las causas de su encarcelamiento y posterior exilio[1]. En su libro Sobre el rostro en el orbe lunar, Plutarco sugirió que la Luna tenía profundos recovecos a los que no llegaba la luz del Sol y que las manchas no son más que las sombras de ríos o abismos profundos. También contempló la posibilidad de que la Luna estuviera habitada.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad